La lesión de Zion Williamson lastra a Nike

0
1610
Lesión de Williamson pone contra las cuerdas a Nike
  • La firma trata de poner remedio a la imprevista crisis de reputación en la que se ha visto envuelta tras la lesión de uno de los jugadores con más futuro dentro del baloncesto norteamericano.

No están siendo buenos días para la firma norteamericana Nike. Cuando los problemas surgen como éste, de manera imprevista, y sobretodo, a la vista de millones de espectadores de todo el mundo, el intentar mantenerse a flote es una misión harto complicada. Y en esa misión es en la que se encuentra la firma estadounidense: intentar que los daños a su imagen sean los menos posible.

Una lesión muy dolorosa

Muy probablemente pocas veces la lesión de una estrella en ciernes haya tenido consecuencias tan dramáticas para la firma que lo patrocina. Si esa lesión se produce encima nada más saltar a la cancha y en un encuentro trascendental para su universidad, esas consecuencias adquieren daños casi irreparables.

Ocurrió hace tan solo unos días. La gran estrella del baloncesto universitario en los Estados Unidos, la gran promesa en la que tienen puestas todas sus esperanzas los gurús del basket norteamericano, Zion Williamson, sufrió una importante lesión de rodilla derecha tras una no menos espectacular rotura de la suela de su zapatilla.

Wall Street pasa factura

Para más preocupación en Nike, la lesión se produjo cuando Williamson apenas llevaba 33 segundos en cancha y en un encuentro clave para su equipo, la Universidad de Duke, que se enfrentaba ante uno de sus grandes rivales, Carolina del Norte.

Todo el mundo pudo ver como se rompía la zapatilla de Williamson, y todo el mundo pudo ver el swoosh de Nike, que cual ironía lució más que nunca en una cancha de baloncesto. ¿Consecuencias? Para la marca casi catastróficas. Sus acciones al cierre de ese día en Wall Street cayeron un 2% (casi 2.000 millones de dólares) ante la pregunta de los inversores de si debían seguir apostando por una marca cuyos productos no son seguros. Rápidamente la compañía puso en marcha una campaña de lavado de imagen que ha logrado frenar la sangría en bolsa pero que le sigue teniendo sumida en una crisis de reputación brutal en la que ahondan firmas rivales como adidas o Under Armour.

Pero no solo está afectando a Nike. Al propio jugador, además de en lo físico, puede que dicha rotura le pase una importante factura. Nadie duda que Williamson va a ser, casi con toda seguridad, el número uno en el próximo Draft. O al menos llevaba camino de ello porque ahora tras la lesión, en el sector se habla ya incluso de una caída de ese potencial primer puesto a como mínimo el número 3 del draft, lo que podría suponerle una pérdida en contratos comerciales de casi 10 millones de dólares al crack de Duke.