La RFEF y LaLiga pelean por hacerse con el naming de la competición

0
247
  • Hasta ahora ha estado gestionado por LaLiga aunque desde la RFEF ya han trasladado en numerosas ocasiones que no tienen la patronal del fútbol español no tiene la competencia exclusiva en esa materia.

La liga de fútbol española se halla inmersa en un conflicto entre los dos máximos rectores del fútbol profesional español, la Real Federación Española de Fútbol y la Liga de Fútbol Profesional, que, según los expertos en marketing, podría tener como consecuencia inmediata la pérdida de millones de euros procedentes de la explotación tanto del naming de la liga española (Primera y Segunda División) como de la pelota oficial a utilizar durante los partidos.

Muchos millones en juego

Desde el año 2006 la liga de fútbol profesional en España viene explotando el naming de la competición. Primero con el BBVA y ahora con otra entidad bancaria, el Banco Santander, lo que está reportando millones de euros a la organización por la explotación de un producto muy valioso y con un potencial económico enorme.

Y puede que, precisamente, sea este el motivo del conflicto surgido desde ese año 2006 entre la Real Federación Española de Fútbol y la Liga de Fútbol Profesional en España, al considerar la primera que dicha competencia, la explotación de los derechos de naming de la competición española en Primera y Segunda División, no es una competencia exclusiva de la LFP.

Entra en juego el CSD

La propia RFEF ya advirtió en su momento, allá por aquel año 2006, que la explotación de dichos derechos no era una competencia exclusiva de LaLiga, aunque la falta de actuación en ese sentido del organismo estatal ha motivado que dicha explotación haya estado gestionada por LaLiga, adjudicando primero dichos derechos al BBVA y posteriormente al Banco Santander.

Pero esta situación lleva en un punto muerto desde hace meses. Concretamente ante la necesidad de negociar un nuevo Convenio que regulen las relaciones entre ambas instituciones. Y es justo en este punto cuando la RFEF ha denunciado que dichos derechos no son competencia exclusiva de LaLiga. Tanto es así que el asunto ha ido a parar a manos del Consejo Superior de Deportes que deberá pronunciarse en un plazo de tres meses para conocer su veredicto.

No es éste el único punto conflictivo de dichas negociaciones. La RFEF considera igualmente que LaLiga tampoco tiene competencia exclusiva para la explotación de la adjudicación del Balón Oficial de la Competición, un producto que también genera importantes réditos económicos con su explotación a LaLiga.

La resolución, en uno u otro sentido, que emita en su momento el CSD puede provocar una verdadera revolución en la gestión de dichos derechos tal y como se viene realizando en la actualidad, algo que tiene sumamente preocupados tanto a la RFEF como a la LFP.